Inicio Opinión

¿Tendrás el valor de leerlo?

Dra. Jeimy Gómez. Cardióloga-Internista -Ecocardiografista [email protected]

Durante la crisis sanitaria actual, mantener una actitud optimista ha sido un reto para un número importante de la población.

Emociones que conllevan a tristeza desencadenando estados depresivos y el estrés han sido durante años asociados a la enfermedad cardiovascular del tipo angina o infarto agudo del miocardio.

En el Journal of American Medical Association (JAMA) fue publicado un meta – análisis cuyo principal objetivo fue demostrar la asociación entre el optimismo y el riesgo de futuro enfermedad cardiovascular.

Partiendo de que el optimismo se define como la tendencia a ver y juzgar las cosas en su aspecto más positivo y más favorable; justo ahora, leyendo este breve artículo, le invito a realizar durante unos 5 minutos un pequeño análisis introspectivo de sus vivencias durante los últimos 3 días con la finalidad de poder determinar de manera personal cómo realmente está usted enfocando todo lo que le ocurre, escucha o lee.

Valdrá la pena dedicar los próximos 2 minutos para concluir el ejercicio identificando si por el contrario todo lo que le ocurre, escucha o lee, usted lo está enfocando desde una tendencia de ver y juzgar las cosas en su aspecto mas negativo y desfavorable, lo que llamamos pesimismo.

El estudio publicado en JAMA se basó en la importancia del optimismo y del pesimismo ya que representan dos tipos de mindsets (mentalidad) modificables.

Todo aquello modificable, no adquirido ni heredado, el ser humano siendo un ente cambiante, en eterno crecimiento, resiliente, tiene la capacidad de modificar.

El meta–análisis revisó 15 estudios con 229 391 pacientes durante un tiempo de seguimiento de 13.8 años.

Evidenciaron que el optimismo estuvo relacionado con una disminución estadísticamente significativa de eventos cardiovasculares, así como también fue asociado a una disminución de todas las causas de mortalidad cardiovascular.

En sus conclusiones los autores plantean que mas estudios deben ser realizados para definir mecanismos de comportamientos y valorar el diseño de intervenciones que promueva el optimismo o reduzca el pesimismo.

Durante años, como cardióloga e internista siempre nos hemos enfocado en un abordaje de la medicina además de moderno y actualizado, cercano y humanizado.

Durante casi 20 años a mis pacientes siempre les comento que pedir ayuda es de valientes. Tener la valentía de reconocer que las circunstancias de la vida las estás percibiendo de una manera distinta, que los sentimientos de cansancio, tristeza, negatividad te abruman, acompañados de lágrimas, incapacidad para conciliar el sueño, estados de poca concentración, así como bajo rendimiento laboral ameritan la asistencia de su médico de cabecera.

En momentos donde estamos seguros la humanidad prevalecerá por encima de cualquier amenaza Dios primero, es de vital importancia saber a quién seleccionará como médico de cabecera para acompañarle en el camino de la vida.

Espero mi artículo le encuentre bien y que la “tormenta” pueda encausarla con la guía correcta en el camino sólo de la felicidad.

Hasta nuestra próxima entrega.

Dra. Jeimy Gómez

Cardióloga – Internista – Ecocardiografista -Diplomada en Nutrición

[email protected] / dra.jeimygomez    

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en SaludNews está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional acreditado.