Inicio Actualidad

Reclaman pasar del enunciado a la acción en el tratamiento de la salud mental

la Fundación en Apoyo a las Personas con Enfermedad Mental
José Mieses Michel, presidente y fundador de a Fundación en Apoyo a las Personas con Enfermedad Mental.

En ocasión de celebrarse, este 10 de octubre, el Día Internacional de la Salud Mental, la Fundación en Apoyo a las Personas con Enfermedad Mental y la Red de Familiares y Amigos de las personas con enfermedad mental, hizo un llamado a las autoridades de los distintos poderes del Estado, a los líderes religiosos y comunitarios, a los profesionales y a la población en general a reflexionar sobre el sitio que debe ocupar la Salud Mental en la agenda nacional.

José Mieses Michel, presidente y fundador de la entidad expresó que en este momento, el tema de la salud mental se ha situado en el centro del interés y de la conciencia de un amplio sector de la población por el impacto de la pandemia del Covid-19 en la vida psicológica y emocional de la gente. El estrés, el miedo, la pérdida de seres queridos y la incertidumbre generados por esta nueva y desafiante situación, con sus secuelas de ansiedad, depresión y duelo, entre otras, obliga a repensar el grado de importancia que debe tener la salud mental en el Sistema de Salud.

Agrega que a todas luces, urge reposicionar la salud mental, subestimada de manera desconcertante por los gobiernos desde hace siglos. Pero ya no es posible seguir ignorando su crucial significación sin pagar un precio altísimo en el presente y el futuro. Solo reconociendo la enorme importancia que la salud mental reviste para la población se pueden llevar a cabo las estrategias, políticas y acciones indispensables para encarar problemas en este vital campo de la salud, cuyas soluciones se han postergado o minimizado o ignorado.

Por lo tanto, la entidad solicitó a las más altas autoridades del país declarar la Salud Mental como un bien de alta prioridad nacional. Y proceder a anunciar un compromiso del Estado, que se concrete en Políticas Públicas, claras y coherentes, dirigidas a garantizar el bienestar psicológico y emocional de la población.

Estas políticas deben establecer como prioridad proteger y respetar los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y sanitarios de las personas con enfermedad mental. El grupo más vulnerable entre todos, el conformado por las personas con enfermedad mental grave asociada a discapacidad psicosocial, debe recibir una atención preferencial.

Explican que la asignación de recursos en conformidad con las apremiantes necesidades de la salud mental, sería un claro indicador de cambio favorable en la visión de las autoridades. Se trata del presupuesto apropiado para el efectivo desarrollo de los programas de promoción de la salud mental y de prevención de los problemas y trastornos mentales.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en SaludNews está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional acreditado.