Inicio Opinión

¿Oportunidad para rectificar o el punto de no retorno?

Dra. Jeimy Gómez. Cardióloga-Internista -Ecocardiografista [email protected]

Con la reapertura parcial de la economía mediante las fases de desescalada planteadas en la República Dominicana por el Poder Ejecutivo y la Comisión de Alto Nivel para la Prevención y Control del Coronavirus, el sector salud esperaba un aumento en los casos diagnosticados del COVID 19.

En una entrevista reciente, el ministro de Salud Rafael Sánchez Cárdenas, ofreció una rueda de prensa en donde informó a la nación de un “Estado de Epidemia Nacional”.

En las últimas 72 horas hemos visto un incremento considerable de casos positivos que si bien es cierto pareciera ser por un aumento en la cantidad de pruebas realizadas diariamente, la situación a nivel de nuestros centros de salud, dista muy lejos de esa realidad.

La necesidad imperiosa de encontrar un espacio físico que acoja a nuestros pacientes con criterios de ingreso cada vez se torna más compleja y como muestra de ello, algunos centros han emitido comunicados oficiales de que están al tope de su capacidad para asistir a estos pacientes.

Si a la pandemia le sumamos, la necesidad diaria de pacientes que ameritan ser ingresados por condiciones de salud diversas, cirugías de emergencia, embarazadas, eventos cardíacos, neurológicos, pacientes en terapia de sustitución renal o diálisis, quimioterapia, evidentemente estamos ante una situación compleja refiriéndonos a la disponibilidad de espacio suficiente para todos.

No pasar a la tercera fase de desescalada ha sido uno de los grandes aciertos del grupo que lidera la salud de la nación en estos momentos.

Actualmente y con cifras al día 20 de junio 2020 de 899 nuevos casos (Reporte del ministerio de Salud Pública de la República Dominicana para el domingo 21 de junio 2020), urge la detección masiva y aislamiento de la población afectada de manera eficiente.

La parcial apertura de la economía a tenido como resultado, una mala interpretación de la población generando una relajación general de las medidas de prevención anunciadas por las autoridades nacionales e internacionales. Grupos de más de 10 personas y el uso de las mascarillas a nivel del cuello se ha convertido, a pesar de todo, en el “New Normal”.

Parece sensato pensar, que existe un mayor riesgo de contagio si existe un mayor número de casos por lo que ahora mas que nunca debe primar el sentido de responsabilidad personal y social de cada dominicano.

¿Será el panorama actual una necesidad para valorar si debemos retroceder endureciendo las medidas establecidas o “avanzamos como Nación” a las siguientes fases y con ella poner en riesgo el colapso de nuestro sistema de salud?

Quedamos en espera del análisis epidemiológico del día de mañana y la consideración de los expertos.

Hasta nuestra próxima entrega,

Dra. Jeimy Gómez.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en SaludNews está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional acreditado.