Inicio Actualidad

La vacuna contra el COVID-19 de Moderna podría llegar este otoño

Patria Rivas y CEDIMAT: los nuevos laboratorios autorizados para pruebas del COVID-19
Persona sosteniendo frasco en laboratorio(Foto: Pexels).

La FDA ya ha utilizado su poder de Autorización de uso de emergencia para aprobar el uso de diagnósticos no aprobados para el coronavirus.

La vacuna contra el coronavirus de la compañía Moderna podría estar disponible para los profesionales sanitarios este otoño.

En un comunicado, el CEO de ModernaStephane Bancel, ha explicado que la vacuna mRNA, denominada mRNA-1273, «no es probable que esté disponible comercialmente durante al menos 12 a 18 meses”. Sin embargo, el CEO ha añadido que «es posible que bajo el uso de emergencia, una vacuna esté disponible para algunas personas, incluidos los profesionales de la salud, este otoño».

La Agencia del Medicamento de Estados Unidos (FDA por su siglas en inglés) ya ha utilizado su poder de autorización de uso de emergencia para aprobar el uso de diagnósticos no aprobados para combatir el coronavirus.

La compañía está aumentando su capacidad de fabricación para poder producir millones de dosis de la vacuna cada mes

La agencia ha hecho lo mismo para brotes previos, permitiendo que las pruebas de Zika y Ébola omitan la ruta típica para que los diagnósticos obtengan aprobación.

Moderna inició el primer ensayo en humanos de una vacuna contra el COVID-19 el lunes pasado cuando la compañía y el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas comenzaron a analizar el ARNm-1273 en personas sanas.

La compañía está aumentando su capacidad de fabricación para poder producir millones de dosis de la vacuna cada mes.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en SaludNews está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional acreditado.

Podría interesarte:
Destacan uso de bibliotecas en los hospitales de Wuhan como parte de la lucha contra desgaste emocional de contagiados