Inicio Actualidad

La OMS pide endurecer las medidas contra los cigarrillos electrónicos y los productos de tabaco calentados

La OMS pide endurecer las medidas contra los cigarrillos electrónicos y los productos de tabaco calentados
La OMS Europea, analiza una variedad de cuestiones, desde el daño causado por los ingredientes tóxicos y la exposición a la nicotina hasta cómo, sin apenas regulación. (Foto: Fuente Externa).

La Organización Mundial de la Salud publicó el pasado mayo un informe en el que observa las «oscuras» consecuencias del consumo de los nuevos productos de tabaco, concretamente cigarrillos electrónicos y productos de tabaco calentados. Tras un extenso análisis donde repasa la diferente literatura científica, concluye que deben de endurecerse las medidas que rodean a la venta de estos productos.

En el informe, del que se hace eco la OMS Europea, analiza una variedad de cuestiones, desde el daño causado por los ingredientes tóxicos y la exposición a la nicotina hasta cómo, sin apenas regulación, los nuevos productos de tabaco y nicotina se comercializan de forma agresiva para los usuarios potenciales, incluidos niños y adolescentes.

El grupo de estudio de la OMS sobre la reglamentación de los productos de tabaco tiene como objetivo informar a los responsables de la formulación de políticas sobre los antecedentes científicos de estos productos y los insta a cerrar las brechas reglamentarias para los nuevos productos de nicotina y tabaco. Estos incluyen sistemas electrónicos de administración de nicotina (ENDS) y productos de tabaco calentados (HTP).

La OMS recuerda que el tabaco mata a más de 8 millones de personas al año, con más de 7 millones de esas muertes atribuidas al consumo directo de tabaco y alrededor de 1,3 millones a la exposición de los no fumadores al humo de segunda mano. El tabaco también acaba con la vida de la mitad de sus consumidores y, por tanto, sigue siendo una emergencia sanitaria mundial.

Una de las principales recomendaciones del nuevo informe es que los responsables de la formulación de políticas deben centrarse en las medidas basadas en la evidencia para reducir el consumo de tabaco, como se describe en el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco (CMCT OMS). Esto incluye productos de tabaco nuevos y emergentes, promovidos por la industria tabacalera.

Podría interesarte:
La OMS pide una moratoria mundial a tercera dosis de vacunas anticovid

El informe también destaca la necesidad de aplicar las regulaciones de control del tabaco más restrictivas a los HTP (incluidos los dispositivos), según corresponda según las leyes nacionales, teniendo en cuenta un alto nivel de protección para la salud humana; de prohibir a todos los fabricantes y grupos asociados hacer afirmaciones sobre la reducción del daño de los HTP, en comparación con otros productos; y para garantizar que el público esté bien informado sobre los riesgos asociados con el uso de HTP, incluidos los riesgos del uso dual con cigarrillos convencionales y otros productos de tabaco para fumar.

Por otro lado, pide basarse en y respaldar datos e investigaciones independientes sobre el impacto en la salud del uso de productos de tabaco calentados; exigir a los fabricantes de tabaco que divulguen toda la información sobre los productos; prohibir todo el marketing comercial de cigarrillos electrónicos y HTP, incluso en las redes sociales y a través de organizaciones financiadas por y asociadas con la industria tabacalera; y prohibir la venta de cigarrillos electrónicos en los que el usuario puede controlar las funciones del dispositivo y los ingredientes líquidos.

Además, de prohibir la adición de sustancias farmacológicamente activas como el cannabis y el tetrahidrocannabinol (en las jurisdicciones donde sean legales) a los cigarrillos electrónicos.

Así, insta a los países a implementar las recomendaciones del nuevo informe, ya que consideran que «existe suficiente información sobre la nicotina y los productos de tabaco para actuar y proteger la salud de sus poblaciones, especialmente las generaciones más jóvenes».

El informe reconoce que aún queda mucho por aprender sobre estos productos a medida que evolucionan. Es necesario realizar más investigaciones independientes para explorar las complejidades de los ENDS, ENNDS y HTP, en particular las estrategias de marketing y la prevalencia de uso.

Podría interesarte:
La OMS advierte: el riesgo de propagación de la polio sigue siendo una emergencia internacional

Las tres vacunas administradas en Estados Unidos siguen teniendo una elevada eficacia contra un cuadro grave de la enfermedad, la hospitalización y la muerte por coronavirus, a pesar de la propagación de la variante delta, mucho más contagiosa. Pero solo alrededor de 182 millones de estadounidenses, el equivalente al 55% de su población, han completado la pauta.

“Podemos dar dosis de refuerzo a la gente, pero esa no es realmente la respuesta a esta pandemia», afirmó la doctora Helen Keipp Talbot, de la Universidad Vanderbilt. “Los hospitales están llenos porque la gente no está vacunada. Estamos rechazando la atención a las personas que la necesitan porque estamos llenos de pacientes positivos al COVID que no están vacunados».

Alredor de 26 millones de estadounidenses recibieron la segunda dosis del fármaco de Pfizer-BioNTech hace al menos seis meses, y cerca de la mitad de ellos tienen 65 años o más. No estuvo claro cuántos cumplirían los requisitos de los CDC para la nueva dosis.

Estados Unidos ya había autorizado inyecciones extra de las vacunas de Pfizer-BioNTech y Moderna para personas con un sistema inmunitario débil, como pacientes con cáncer o trasplantados. Otros estadounidenses, sanos o no, recibieron la tercera inyección en algunos casos simplemente pidiéndola.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en SaludNews está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional acreditado.