Inicio Actualidad

La OMS insiste madres lactantes con COVID-19 deben amamantar a sus hijos

La OMS insiste madres lactantes con COVID-19 deben amamantar a sus hijos
Madre con niño. (Foto: Pexels).

La organización insiste en que la evidencia científica actual muestra que el virus es una amenaza «mucho menor» para la supervivencia de los bebés que las infecciones contra las que protege la leche materna.

Las madres de recién nacidos que hayan contraído Covid-19 pueden y deben amamantar a sus hijos. La Organización Mundial de la Salud (OMS), insiste en que la evidencia científica actual muestra que el virus es una amenaza «mucho menor» para la supervivencia de los bebés que las infecciones contra las que protege la leche materna.

«Los beneficios de dar el pecho superan cualquier posible riesgo de transmisión de COVID-19», aseguraba el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en una de sus ruedas de prensa. Ahora, tras un repaso por los estudios realizados sobre las mujeres con coronavirus que están en periodo de lactancia, la OMS ha elaborado un documento, bajo el título ‘Lactancia Materna y Covid-19’, donde reafirma sus recomendaciones. 

«Los beneficios de dar el pecho superan cualquier posible riesgo de transmisión de COVID-19»

«Los niños tienen un bajo riesgo de contraer el Covid-19 y, entre los casos confirmados, la mayoría ha padecido la enfermedad de forma leve o asintomática, lo mismo que ocurre con otros coronavirus como el MERS o el SARS-CoV», señala el organismo de Naciones Unidas. 

Asimismo, la OMS hace alusión a que no hay datos suficientes para asegurar que el virus se transmite a través de la lactancia materna.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en SaludNews está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional acreditado.

Podría interesarte:
China amplía la cuarentena por el coronavirus a otras cuatro ciudades y aísla a 21 millones de personas