Inicio Opinión

Importancia de mirar, escuchar, palpar y comunicar en la relación médico-paciente

Dra. Dalin Olivo
Dalin Olivo Plasencio Medico cirujano general. Abogada. Experta en derecho médico. Conferencista internacional.

El hombre, es un ser humano que durante su evolución histórica, se ha caracterizado por su socialización y la mejor manera que ha logrado esta socialización es a travez de su relación entre pares, relación que desarrolla por medio de la comunicación. Con el título de este artículo podemos ver que desde los tiempos de Hipócrates, se ha entendido el poder terapéutico de la comunicación y el comportamiento humano del médico; sin embargo aún en los momentos actuales muchos médicos siguen ignorando que la base para un ejercicio médico apegado a la ética y a lo jurídico es saber MIRAR, ESCUCHAR, PALPAR Y  COMUNICAR. Ya que estos verbos son la estructura  de la semiología clínica.  

Es pertinente reconocer que dentro de todas las relaciones humanas establecidas por el hombre la relación existente entre el médico y el paciente es un binomio de relación compleja y dificil de manejar, debido a diferentes causas entre las que podemos citar: los valores envueltos en ella, porque, aunque contiene parámetros básicos y estándares varía conforme a la sociedad, porque es una relación regulada ética y jurídicamente y sobre todo que sigue siendo la piedra angular en la práctica profesional médica.  

Esta relación es vista y vivida de manera diferentes, por el médico, por el paciente y por el familiar, conforme al maestro Lain Entralgo, la RMP, «es la vinculación que se  establece inicialmente entre el médico y el paciente , por el hecho de haberse encontrado como tales entre sí, vinculación cuya índole propia depende ante todo de los móviles que en el enfermo y en el médico han determinado su mutuo encuentro».

Esa estrecha vinculación se consolida en base a la confianza y a la fe que tiene el paciente durante su trato con el médico; iniciar la RMP con un saludo es la mejor manera de asegurar un buen diagnóstico y tratamiento terapéutico, al mismo tiempo desarrollar los aspectos semiológicos de la medicina como mirar, le dará al paciente la seguridad que necesita sentir de su médico y al médico descubrir el estado de angustia y ansiedad que lleva el paciente, podrá descubrir o sospechar múltiples patologías, escuchar atento al paciente, para que el paciente reconozca que su médico se interesa por su situación de salud; esta escucha debe hacerse sin presión ni coacción y sobre todo sin la presión del tiempo, toda vez que el tiempo es del paciente y debe respetarse.

El médico debe volver a los consejos del Maestro español Gregorio Marañón: “Sentar en una silla y escuchar atento al paciente», es la mejor manera para llegar a un diagnóstico clínico. Palpar al paciente no solo donde este dice dolerle, nunca será igual la pregunta dónde le duele? a qué le duele? con la primera el paciente siempre percibirá que el médico está deprisa y solo le interesa un órgano determinado. El paciente necesita de inicio el calor de las manos sanadoras del médico, sin la intermediación de equipos y aparatos.  

La comunicación es la puerta de entrada a la relación médico-paciente, la forma en que se realiza determina la satisfacción y adherencia del paciente al tratamiento médico, la comunicación tiene sus orígenes en la ética, en la bioética, en la Constitución y en las leyes. El médico durante su formacion profesional tiene que desarrollar técnicas que les permitan tener con su paciente la empatía y la transferencia que son imprescindibles para establecer una buena relación médico-paciente. 

Sin embargo en la medicina de hoy hay una tendencia a valorar solo los problemas orgánicos que aquejan al paciente sin integrar la característica de su personalidad, la percepción que tiene de su problema, sus condiciones sociales y las situaciones que tiendan a agravarlos.

==================================================

Ya que no existe relación humana que sea indiferente al derecho, el médico tiene que desarrollar habilidades comunicacionales para cumplir con la información al paciente, comunicar de manera efectiva y afectiva; que el paciente se sienta escuchado, comprenda el significado de su enfermedad y que se haga copartícipe de su atención durante el proceso de salud y enfermedad. La comunicación puede ser verbal y no verbal, pero demostrar Empatía con el paciente, con capacidad y conocimiento para ponerse en el lugar del otro, la habilidad, el valor, la actitud y el arte de sintonizarse con sus vivencias.                               

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en SaludNews está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional acreditado.