Inicio Opinión

Emergencias cardíacas durante la pandemia

Dra. Jeimy Gómez. Cardióloga-Internista -Ecocardiografista [email protected]

Las enfermedades cardiovasculares a pesar del virus SARS-COV-2 responsable de la enfermedad del COVID- 19 continúan siendo la principal causa de muerte en los pacientes adultos, específicamente el infarto agudo del miocardio.

La comunidad médica desde la aparición de la pandemia que amenaza la existencia de la humanidad, nos hemos visto obligados a preguntarnos si los eventos cardiovasculares disminuyen o aumentan durante la pandemia.

¿Pudieran los factores psicosociales o del comportamiento, el consumo de sustancias y los fenómenos ambientales ocurridos recientemente desencadenar emergencias cardiovasculares?

La respuesta es afirmativa. Estos estresores se convierten en efectos protrombóticos, proinflamatorios, producen una mayor demanda de oxígeno a nivel del musculo cardíaco, disfunción endotelial, aumento de catecolaminas e inestabilidad eléctrica.

Se infiere que durante el aislamiento tendemos a descuidar el cuidado de los factores de riesgo modificables como son el sobrepeso, hábito de fumar, aumenta el consumo de alcohol y sustancias controladas, aumenta la ingesta de alimentos que producen satisfacción inmediata como los carbohidratos y azúcares predisponiendo a la obesidad, así como el abandono del tratamiento regular de las patologías de base causando descompensación de las mismas.

El temor de los pacientes a asistir al servicio de emergencias evitando ser expuestos al virus marca un retroceso franco en la medicina preventiva.

Conocemos que la gripe estacional aumenta el riesgo de infartos cardíacos cuando se asocia al Síndrome Respiratorio Agudo debido a un estado inflamatorio agudo intenso, alteración del sistema inmunológico, disfunción endotelial e injuria sobre el músculo del corazón.

La pandemia afecta a más de 200 países. Al momento de escribir este artículo (09 agosto 2020) se han reportado 19,187,942 casos a nivel mundial con una tasa de positividad en la República Dominicana de 34% (ministerio de Salud Pública de la República Dominicana).

Observaciones en tiempo real revelan una disminución de los casos registrados de los Síndromes Coronarios Agudos (Angina o Infarto de miocardio).

En una publicación para la Sociedad Interamericana de Cardiología, el doctor Fernando Botto luego de realizar un análisis de varias publicaciones en revistas científicas con alta credibilidad confirmaron:

  1. En Hospitales Españoles se observaron una reducción de un 57% de las angiografías (Cateterismo Cardíaco).
  2. Nueve hospitales de alto volumen de EE.UU. reportaron una reducción del 38% de los procedimientos.
  3. Hospitales en Austria reportaron una disminución de Síndromes Coronarios Agudos en un 39%.

¿Entonces que está ocurriendo con la Enfermedad más frecuente a nivel mundial?

En vista de la pandemia, los pacientes atribuyen algunos síntomas como dolor de pecho, dificultad respiratoria, debilidad general, palpitaciones a patologías no cardíacas como el COVID 19.

Existe un temor real de los pacientes retrasando la asistencia médica ante síntomas por miedo a exponerse al virus.

Un reporte en Angioplasty.Org reporta que en New York entre el 30 de marzo y el 5 de abril recibieron 1990 llamadas por paradas cardíacas, cuatro veces mas que el mismo período en el año 2019 sin embrago es importante resaltar que de ese total de pacientes, 1429 no pudieron ser salvados por aviso tardío.

La finalidad de este artículo es recordarles a nuestros lectores que además del estado de pandemia actual, las enfermedades cardiovasculares siguen latentes en la población y algunos síntomas pueden confundirse en ausencia de una evaluación puntual por un profesional de la salud.

Deseamos incentivar a nuestros lectores a mantener un contacto cercano con su médico de cabecera ante síntomas que pudieran quizás parecer insignificantes para quien lo padece o sus familiares, pero de gran importancia para su salud.

Los pacientes cardiovasculares se están recibiendo más tarde en el servicio de emergencia retrasando de manera poderosa un cuadro agudo en donde como cardióloga sabemos que tiempo perdido equivale a músculo cardíaco que no se recupera.

Incorporar y mantener hábitos cardio saludables que controlen los factores de riesgo modificables aunado el distanciamiento social, uso de mascarillas, lavado frecuente de manos y la asistencia de su médico tan pronto presente cualquier síntoma, garantizará una intervención oportuna que puede salvar su vida.

Esperando esta entrega contribuya a la educación de la población y garantice usted implemente una relación estrecha con su médico de cabecera, me despido por hoy.

Hasta la próxima semana,

Dra. Jeimy Gómez.

Cardióloga – Ecocardiografista – Internista

[email protected])hotmail.com

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en SaludNews está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional acreditado.