El consumo de cannabis para uso medicinal está cada vez más normalizado en en el mundo. Tanto que cada vez protagoniza más la agenda mediática y política actual. Sin embargo, a pesar de su creciente popularidad, esta práctica tiene una legislación muy variada que depende de los diferentes países.

La Fundación Iceers en colaboración con IMIM está llevando a cabo el estudio ‘La calidad de vida en usuarios medicinales’ que busca realizar un seguimiento de la calidad de vida de los usuarios, así como los efectos percibidos. Además, evalúa el impacto de la composición del cannabinoides del cannabis consumido sobre la salud mental.

Los países deben establecer un organismo nacional de planta de cannabis encargado de fiscalizar y supervisar el cultivo

La investigación de Iceers recoge también la situación actual de las diferentes legislaciones que regulan esta práctica y su evolución en los últimos años. La Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes realizó un informe en 2014 en el que establecía que los Estados que deseen crear programas para el uso médico del cannabis deben establecer un organismo nacional de planta de cannabis encargado de fiscalizar y supervisar el cultivo de dicha planta y las licencias que se conceden.

A pesar de que existen unas leyes comunes para todos los países, la situación no es la misma para todos ya que su implantación se está realizando de manera progresiva. California fue el primer estado en aprobar su uso medicinal en 1996.

California fue el primer país en legalizar el consumo medicinal del cannabis en 1996

Cada país tiene sus peculiaridades; algunos ponen el acento en el control del gobierno, otros, delegan a la iniciativa privada el peso de la regulación y finalmente, unos pocos, parten del autocultivo como eje de articulación de la política pública.

Podría interesarte:
El hospital traumatológico Ney Arias Lora realiza jornada quirúrgica de ortopedia y traumatología

El caso de Uruguay es el más llamativo dado que es el único país que tiene legalizada esta sustanciapara todos sus usos: recreativos, industriales, medicinales y científicos. Llama la atenición que los países del continente americano tienen el uso del cannabis mucho más normalizado en sus legislaciones. En el continente europeo solamente Holanda, Reino Unido y Croacia han aprobado su uso medicinal. 

CASO ESPAÑOL

El Ministerio de Sanidad ha dejado claro que el uso terapéutico en España es legal, sin embargo, es un tema que causa muchas dudas. El informe publicado por el Emcdda explica que en España se pueden adquirir sin problemas medicamentos que contengan dronabinol, principal constituyente psicoactivo del cannabis y nabilone, cannabinoide sintético con uso terapéutico, pero siempre y cuando se trate de productos importados.

Tal es la presencia del cannabis entre la sociedad española, que el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) ha incluido un par de preguntas sobre esta sustancia en su último barómetro. A pesar de que la población española está dividida en lo que a su legalización se refiere, el 47% está a favor, la posición es mucho más clara si es para uso medicinal. El 84% apoya esta idea.

Tomado de Consalud.es

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en SaludNews está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional acreditado.