Inicio Actualidad

Cómo, cuándo, dónde y por qué hay que utilizar las mascarillas

Israel reinstaura el uso de la mascarilla en espacios públicos cerrados
Mujer con mascarilla. (Fotos: Pexels).

El pasado 22 de junio el ministro de Salud Pública, Rafael Sánchez Cárdenas, anunciaba en rueda de prensa la decisión adoptada por el Gobierno por la cual se establecía la obligatoriedad en el uso de mascarillas como uno de los mecanismos más importantes para evitar la propagación del nuevo coronavirus SARS-CoV-2.

La resolución número 000016 se hizo en virtud del aumento de casos de la fase 2 de desescalamiento y como medida para seguir previniendo los contagios del COVID-19 en todo el territorio nacional.

En este sentido el Ministerio de Sanidad expresa que las mascarillas deben emplearse únicamente como una medida complementaria y “nunca como reemplazo de las medidas preventivas de distanciamiento físico o higiene de manos”.

Por supuesto, las mascarillas deben utilizarse de forma correcta o de lo contrario puede que se conviertan en un potencial foco de contagio.

Puede servir como un medio de control de la fuente de infección al reducir la propagación en la comunidad puesto que limita la excreción de gotas respiratorias de individuos infectados que aún no hayan desarrollado síntomas o que cursen la enfermedad de forma asintomática

Resulta frecuente ver cómo algunas personas no hacen un correcto uso de las mascarillas por lo que Sanidad ha actualizado sus recomendaciones e información sobre el uso de estas. Ninguna mascarilla debe llevarse nunca al cuello o en la frente y, en ningún caso, deben utilizarse del revés.

Es muy importante recordar que el uso de las mascarillas siempre irá asociado al seguimiento estricto de las medidas generales de higiene que se describen a continuación:

  • Antes de ponerse una mascarilla hay que lavarse bien las manos con agua y jabón o con una solución hidroalcohólica.
  • Cubrir la boca y la nariz con la mascarilla y evitar que haya huecos entre la cara y la mascarilla.
  • Evitar tocar la mascarilla con las manos mientras se lleva puesta y si se hace lavarse bien las manos con agua y jabón o con una solución hidroalcohólica.
  • Desechar la mascarilla cuando esté húmeda y evitar reutilizar las mascarillas de un solo uso. Las mascarillas quirúrgicas son de un solo uso.
  • Por cuestiones de comodidad e higiene, se recomienda no usar la mascarilla por un tiempo superior a cuatro horas. En caso de que se humedezca o deteriore por el uso, se recomienda sustituirla por otra.
  • En caso de ser imprescindible realizar de manera muy puntual un uso intermitente de la mascarilla, se debe extremar la higiene de manos al quitarla y ponerla, y se debe almacenar en un recipiente o bolsa de papel limpios, colocándola de manera que no se contamine la parte interior que va a estar en contacto con la cara.
  • Quitarse la mascarilla por la parte de atrás, sin tocar la parte frontal ni la parte interior que está en contacto con la cara, desecharla en un cubo cerrado y lavarse las manos con agua y jabón o con una solución con base alcohólica.
  • En el caso de mascarillas higiénicas reutilizables, estas se deben lavar conforme a las instrucciones del fabricante.
  • La distancia de seguridad y el lavado de manos con agua y jabón o soluciones hidroalcohólicas son de enorme importancia.

QUIÉN, CUÁNDO Y POR QUÉ UTILIZAR MASCARILLA

Podría interesarte:
Adrián Puello, viceministro de Salud Pública sustituirá a Farah Peña, separada cargo de DIGEPI en medio crisis sanitaria

Mascarillas higiénicas

QUIÉN. Estas deben ser utilizadas por la población general que no haya tenido contacto con infectados, población vulnerable (edad avanzada, enfermedades crónicas y embarazo, por el principio de precaución). En estas personas también podría estar indicado el uso de mascarillas quirúrgicas.

CUÁNDO. Cuando no se pueda mantener una distancia de seguridad interpersonal de al menos dos metros en espacios cerrados abiertos al público, en espacios al aire libre o en la vía pública, se usará la mascarilla de manera obligatoria. Su uso es también obligatorio en el transporte público.

POR QUÉ. El uso de mascarillas higiénicas puede colaborar en la disminución de la transmisión por parte de personas sin síntomas, siempre que se haga asociado a las otras medidas de prevención. Además, tiene efecto barrera.

A pesar de que no se utilice la mascarilla, es imprescindible seguir el resto de medidas de protección frente al contagio

Mascarilla quirúrgica

QUIÉN. Personas con síntomas o diagnóstico reciente de Covid-19, aquellas que hayan estado en contacto estrecho con algún infectado en los últimos 14 días y los cuidadores de personas vulnerables.

CUÁNDO. Al entrar alguien en su habitación o al recibir cuidados a menos de dos metros, cuando estén los convivientes en la casa mientras dure la cuarentena y al atender a pacientes a menos de dos metros de distancia.

POR QUÉ. La mascarilla quirúrgica limita la salida de las gotas respiratorias por lo que previene la transmisión del virus a otras personas. Esta mascarilla puede tener un efecto protector (de barrera), si se usa de manera adecuada, asociado a las medidas de prevención.

¿CUÁNDO NO SE RECOMIENDA SU USO?

El uso de mascarillas está desaconsejado en menores de tres años, personas con problemas respiratorios, personas con dificultades para quitarse la mascarilla por sí mismas, aquellas que presenten alteraciones de la conducta y siempre que se practique deporte y la mascarilla dificulte la respiración.

Podría interesarte:
Estudiantes dominicanos varados en China estarán en cuarentena al llegar al país

En estos casos se desaconseja su uso porque, para que la mascarilla tenga efecto protector, es imprescindible que se ajuste bien en la cara, se tolere bien (respirabilidad adecuada) y que se tengan las precauciones de uso correcto de las mascarillas. A pesar de que no se utilice la mascarilla, es imprescindible seguir el resto de medidas de protección frente al contagio. En estas situaciones no conviene usar mascarilla salvo indicación de un profesional sanitario.

Además, no tiene que utilizarse en el ámbito familiar y en lugares de residencia incluyendo instituciones cerradas. No se recomienda el uso de mascarilla en el lugar de residencia, salvo que se conviva con un caso confirmado o en instituciones cerradas por indicación de la autoridad sanitaria o la dirección del centro. En el entorno más cercano de los convivientes no se considera eficiente el uso de mascarillas por la dificultad de cumplir esta.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en SaludNews está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional acreditado.