Por considerarlo de interés reproducimos aquí la entrevista que cediera a Consalud.es el doctor José Luis Llisterri, presidente de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN).

“Los tiempos cambian, todo evoluciona. Este periodo de penumbra que hemos tenido en Atención Primaria va a remontar”. Así de esperanzado se muestra el doctor José Luis Llisterri, presidente de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), quien en una entrevista concedida a ConSalud.es analiza los retos a los que se enfrenta tanto la sociedad decana de la Medicina de Familia como el primer nivel asistencial.

¿Qué expectativas tiene depositadas en el ‘1er Congreso Nacional Médico y Farmacéutico SEMERGEN – SEFAC’ que se celebra esta semana en Madrid?

Las expectativas son excelentes por el número de inscritos y colaboradores. Estamos francamente contentos. Es una primera experiencia que busca impulsar la relación entre el médico y el farmacéutico comunitario. De igual modo, esta cita busca sensibilizar a la opinión pública de la necesidad de una colaboración multidisciplinar, donde tienen cabida estos dos agentes de salud. Estamos muy ilusionados con esta primera experiencia.

¿Qué objetivos se ha planteado SEMERGEN para 2019?

Para 2019 y 2020, el objetivo de la sociedad es consolidar el modelo organizativo que tenemos y seguir creciendo al ritmo actual, tanto en el número de socios, investigación y residentes. En concreto, hemos puesto el foco en enseñar investigación y metodología a los jóvenes residentes para que puedan, en un futuro, publicar y crecer curricularmente. Los representantes de SEMERGEN estamos muy felices con el rumbo de los proyectos específicos para residentes.

“Es necesario reconocer a todos aquellos profesionales que ocupan plazas en puestos de dificultad extrema, como son los medios rurales”

El propósito es que, para este año, sigamos teniendo una investigación de calidad, aumentemos el número de socios y que, obviamente, nuestro congreso nacional siga creciendo como lo ha venido haciendo en los últimos años.

Hablando del 41º Congreso Nacional SEMERGEN que celebrarán el próximo mes de octubre en Gijón, ¿cuáles son las metas que se ha propuesto la Junta Directiva de cara a este evento?

El congreso de SEMERGEN es el único de toda España que tiene cuatro días de duración: miércoles, jueves, viernes y sábado. Somos, en este momento, el congreso mayoritario en cuanto al número de asistentes, con unos 5.200 inscritos en la última edición de Palma. Es un desafío muy grande poder seguir manteniendo estas cifras en un congreso de Atención Primaria en nuestro país.

Gijón cumple muchas expectativas en cuanto a idoneidad, el propio palacio de congresos y comunicaciones. Sí que es cierto que existe un pequeño déficit del número de habitaciones pero, por las expectativas que tenemos, esperamos sobrepasar la cita de Palma. Insisto, es un desafío muy grande.

Llegará un momento en el que, probablemente, tengamos que limitar el número de asistentes para poder cumplir con todo lo que es deseable para el congresista. Una situación que se puede producir este año o el que viene.

¿Qué le diría a aquellos futuros residentes que se han presentado hace unos días al examen MIR y que se plantear elegir la especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria?

En la actualidad Atención Primaria tiene una serie de dificultades que todo el mundo conoce, por lo que es bastante probable que exista un cierto desanimo en cuanto al ejercicio de la Medicina de Familia. Sin embargo, hay que decirles que los tiempos cambian, todo evoluciona, que este periodo de penumbra que hemos tenido en Atención Primaria va a remontar.

Es muy probable, por lo que estamos viendo a nivel autonómico y de expectativas, que esto cambiará en los próximos años. Auguro un futuro bueno para la Atención Primaria en España, siempre y cuando la Administración sanitaria haga caso de lo que le exponemos los expertos del primer nivel asistencial.

¿Cuál es la medida más urgente que deberían adoptar tanto el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social como las consejerías autonómicas de Sanidad y Salud para revertir esta situación?

Hay muchas medidas y muy importantes. Quizás la más importante sería la de ofrecer contratos dignos, de larga duración, a todos los residentes que acaban el cuarto año para que no se vayan fuera de nuestro país o para que no exista trasiego entre autonomías. Hay que homogeneizar entre todas las comunidades el tipo de contrato y el tipo de remuneración económica para que no se produzcan riesgos de fugas.

También es necesario reconocer a todos aquellos profesionales que ocupan plazas en puestos de dificultad extrema, como son los medios rurales. De igual modo, hay que ser sensible en el tema de la jubilación. Lo que se debería propiciar es alargar la edad de jubilación y, de forma transitoria, ser una cuestión que podría salvar la falta de especialistas en el medio rural.

¿Qué opinión le merece la apertura de nuevas facultades de Medicina en España?

Es una cuestión que hemos rechazado por activa y por pasiva. Pensamos que lo que hay que hacer es adecuar la oferta formativa de egresados a las necesidades del país. Es importante que las facultades de Medicina tengan claro que este país no puede absorber todo el número de licenciados que se están produciendo.

“Es importante que las facultades de Medicina tengan claro que este país no puede absorber todo el número de licenciados que se están produciendo”

El ejemplo más claro lo observamos en el examen MIR que se acaba de celebrar. Se han presentado más de 15.000 aspirantes para menos de 7.000 plazas, con lo cual se van a quedar por el camino 8.000 candidatos. Una situación que, además, se repite cada año. Necesitamos especialistas, no licenciados. Las facultades que hay son suficientes. Lo que hay que hacer es adecuar las necesidades del Sistema Nacional de Salud (SNS) al futuro. Y esto, probablemente, es una cuestión que Sanidad debe plantearse.

Tomado de Consalud.es